JPMorgan Chase redujo un 60 % su beneficio en el primer semestre por la COVID-19

Nueva York, 14 jul (EFEM).

.

- El banco más grande de Estados Unidos, JPMorgan Chase, obtuvo un beneficio de 7.552 millones de dólares en el primer semestre de 2020, un 60 % menos en comparación con el mismo periodo del año pasado debido al impacto de la pandemia de COVID-19, que le ha obligado a acumular importantes provisiones para impagos.

Según anunció el grupo bancario con sede en Nueva York este martes en un comunicado, su facturación entre enero y junio ha sido de 62.827 millones de dólares, lo que supone un aumento del 6 % respecto al mismo tramo de 2019, en el que ganó 18.

831 millones. En cuanto a los datos del segundo trimestre, en los que más se fijaba Wall Street esta mañana, JPMorgan Chase registró un descenso en sus ganancias del 51 % a nivel interanual, hasta los 4.

687 millones de dólares; mientras que elevó sus ingresos un 15 % hasta lograr un récord, en 33.817 millones de dólares.

"Ganamos 4.700 millones en beneficios en el segundo trimestre pese a acumular 8.

900 millones en reservas porque generamos la facturación trimestral más alta de la historia, lo que demuestra el beneficio de nuestro modelo de negocio global y diversificado", explicó citado en la nota el máximo ejecutivo del banco, Jamie Dimon. El total de provisiones para cubrir pérdidas derivadas de impagos crediticios asciende ya a 10.

500 millones, una importante cantidad que "refleja el mayor deterioro e incertidumbre en las perspectivas macroeconómicas como resultado del impacto de la COVID-19", señala el banco. Por su parte, el margen de intereses en el segundo trimestre disminuyó un 4 % y se situó en 14.

000 millones de dólares, con el efecto de los bajos tipos de interés en EE.UU.

"compensado" por el crecimiento del balance de cuentas de la empresa y la buena marcha de su banca de inversión, beneficiada por la volatilidad del mercado. Dimon recalcó que, aunque hay recientes datos macroeconómicos "positivos" y una "acción decisiva y significativa del gobierno", JPMorgan está preparado para un futuro incierto porque tiene un balance de cuentas semejante a una "fortaleza" que le permite "ser un puerto en medio de la tormenta" y, sobre todo, servir a sus accionistas y pagar dividendos.

Por áreas de negocio, el mejor resultado entre marzo y junio fue para la banca de inversión y corporativa, que aumentó su beneficio un 95 %, hasta 5.500 millones, y tuvo unos ingresos récord de 16.

400 millones (66 % más) gracias en buena parte a sus servicios ofrecidos en el mercado y concretamente a la renta fija. El área de la banca al consumidor tuvo pérdidas de 176 millones, revirtiendo las ganancias de 4.

200 millones que se registraron en el mismo tramo en 2019; mientras que la banca comercial perdió 691 millones, el área corporativa perdió 568 millones, y el área de gestión de activos y riqueza ganó 658 millones, un 8 % menos. Los resultados de JPMorgan, divulgados antes de la apertura de la sesión en la Bolsa de Nueva York, superaron las expectativas de los analistas y las acciones subían cerca del 2 % en las operaciones electrónicas previas.

Desde el comienzo del año, la firma ha perdido un 30 % de su valor. (c) Agencia EFE .